Propiedades de los minerales. Tradicionalmente, a los minerales se les han atribuido propiedades tanto curativa como espirituales, más a allá del valor geomorfológico y estético.

Las propiedades físicas están basadas en procedimientos científicos y no cabe lugar a interpretación. Estas propiedades nos sirven para diferenciarlos y clasificarlos.

Las propiedades curativas de los minerales y las piedras son atribuciones realizadas por los humanos y su contribución al bienestar de las personas responde a la voluntad de creer o no en sus poderes.

Propiedades físicas de los minerales

Son el resultado directo de sus características químicas y estructurales, de todas ellas vamos a ver solo las que pueden determinarse por inspección a simple vista (“visu”) o mediante ensayos simples en muestras de mano, de manera que son importantes para un reconocimiento rápido de los minerales.

Hábito: Es la forma y aspecto externo del mineral. Para los agregados cristalinos se usa el término drusa o geoda. Drusa: superficie plana o convexa cubierta por una capa de cristales. Geoda superficie cóncava cubierta por una capa de cristales.

Exfoliación: es la tendencia que poseen ciertos minerales de romperse paralelamente a planos atómicos.

Al describir una exfoliación deben de mencionarse su calidad y dirección cristalográfica.

Fractura: es la forma de romperse el mineral cuando es sometido a un esfuerzo intenso y puntual (impacto).

Dureza: es la resistencia que ofrece la superficie de un mineral a ser rayado.

Se designa mediante la letra H. Esta directamente relacionada con el tipo de enlace. Mohs, mineralogista austriaco que estableció en 1824 una escala de 10 minerales frecuentes de manera que con estos valores se puede estimar por comparación la dureza relativa de cualquier mineral. En la escala de Mohs, los minerales se presentan numerados de menor a mayor dureza. Cada mineral es rayado por los que le preceden y raya a los que le anteceden. Cada mineral tiene una dureza aproximada de el doble del mineral anterior y la mitad del posterior:

Propiedades curativas de los minerales

Desde la antigüedad los cristales vienen siendo utilizados con objetivos terapéuticos y curativos de muchas maneras.

Las propiedades curativas de lo minerales vienen dadas en función de las creencias particulares de cada uno.

Su principal característica es que poseen una estructura interna ordenada, es decir, los átomos y moléculas se disponen de una forma regular y precisa, única para cada cristal.

El uso varía según la forma, color, composición química, aprovechando la vibración de cada mineral y su interacción con el ambiente y los seres vivos.

La energía sanadora de los cristales esta comprobada por la sabiduría antigua y hoy es objeto de investigaciones científicas.

Eso hace que la energía que puede fluir por su estructura sea única para cada uno de ellos. Al interferir con nuestra propia energía cada cristal permite trabajar con una frecuencia muy determinada, y por ello cada uno tiene una aplicación terapéutica diferente.

En el plano de las terapias alternativas existen diversos profesionales serios que ya emplean sus conocimientos sobre el tema para auxiliar a numerosas personas.

Pero hay que dejar claro que, lo que aquí indicamos, es meramente informativo y muy resumido, no substituye el tratamiento convencional de las enfermedades o la consulta con un especialista. Solo un profesional entendido y debidamente licenciado es quien puede hacer indicaciones contrarias al tratamiento prescrito por un médico, y además en situaciones mas criticas o difíciles indicar un tratamiento alternativo más adecuado, sea con cristales u otro tipo de terapia natural.

Propiedades esotéricas de los minerales

Durante miles de años, las gemas y las piedras semipreciosas han adornado a las personas. Desde que el ser humano pensó en adornarse, ha dedicado los cristales y piedras más hermosas a la elaboración de sus joyas. Los egipcios utilizaban el Lapislázuli, la Cornalina y la Malaquita; los Incas la Esmeralda; los chinos el Jade y los Indios Americanos la Turquesa.

Un denominador común en todas las culturas es el hecho de atribuir propiedades esotéricas de los minerales. Estas propiedades esotéricas, relacionan los minerales con poderes especiales, sabiduría, valor, o cualquier otra característica que proporcionen una ventaja a su portador respecto a su entorno.

El poder esotérico no depende solamente del mineral, sino también de la forma en que este es tratado o “recargado de energía”

Minerales de colección
Minerales y piedras