El azabache es un material fósil originario de árboles que vivieron en la época del jurásico. En España, los yacimientos se localizan en Asturias, en la costa que va desde Gijón a Villaviciosa. Estos yacimientos, considerados los de mejor calidad del mundo junto a los ingleses de Whitby ( Yorkshire) han posibilitado su extracción y su labrado ya desde épocas preshistóricas. El azabache desde la antigüedad ha tenido la consideración de material mágico y protector, bien en bruto o tallado.

Una de las piedras con más historia y usos curativos es el Azabache, también conocido como Ámbar Negro.

El Azabache es tradicional en varias regiones de España donde se la utiliza para curar o prevenir el mal de ojo gracias a que por sus cualidades minerales la piedra se magnetiza y calienta con facilidad.

En España se la utiliza mucho para hacer amuletos y joyería siendo el más popular el conocido como Figa o Higa, una mano cerrada con el dedo pulgar entre el índice y el mayor o corazón. Se lo utiliza como protección contra el mal de ojo y para ahuyentar las malas energías de los niños.

LA FIGA O HIGA DE AZABACHE

Este es uno de los amuletos más utilizados en Galicia por su poderosa influencia sobre la salud y su eficacia en combatir el mal de ojo, la envidia y las malas vibraciones.

Para que funcione como amuleto basta con llevarla colgada del cuello o en un bolsillo. También se puede colgar una Figa en la puerta de la casa o el comercio para protegerlo de las malas influencias y las falsas alabanzas. Se dice que cuando la piedra percibe la presencia de malas energías intencionadas se quiebra.

Hay dos condiciones para que la figa funcione de manera más eficaz: Que sea regalada por alguien, no comprada y que velarla en medio de tres cirios blancos, un par de veces en el año, en cualquiera de las noches de Luna Nueva.

Como amuleto protector que es, debe estar colgada en el lugar de la casa donde la familia tenga por costumbre reunirse, la salita, el salón o como en muchos de los hogares gallegos, en la cocina.

Para “cargar” su azabache – repotenciarlo- hay que regresarlo a Geo, enterrarlo por un día le permitirá atraer y canalizar la energía elemental de la Tierra -recibiendo al mismo tiempo la energía solar y lunar-, esto será suficiente –en el jardín o en un matero, el efecto es el mismo. El regreso a Geo, dentro del cual permaneció enterrado durante mucho tiempo, le permitirá recuperar conocimientos antiguos y su capacidad para transformar energía negativa en positiva, dejándolo como “nuevo” para continuar su misión protectora.

A los niños recién nacidos, se acostumbra colocarle un azabache junto a una “peonía” -de la cual hablaremos en oto post- amarrados con una cinta de color rojo, como protección contra el “mal de ojo” de aquellas personas de “mala vista” que fuesen a conocer al nuevo miembro de la familia

Cuando un azabache se “parte”, debe ser desechado inmediatamente pues es señal inequívoca de haber recogido algún “daño”. NO guarde sus pedazos y pretenda usarlos después -estos han recogido “algo”, han cumplido su misión y en este caso, el devolverlos a Geo, NO los limpiará !. Un azabache roto, ha cambiado de forma energética cumpliendo una misión de protección, sus “pedazos” solo repartirán el “daño”.

Donde comprar figa de azabache